Todas las religiones poseen ciertos símbolos, ciertas formas con un significado adjunto que suelen ser usados para representar alguna fiesta, celebración o ritual relacionado a la religión misma. Uno de estos símbolos que uno puede encontrar en el cristianismo es la estrella fugaz, una que suele ser usada para decorar la punta del árbol de Navidad, un símbolo que también marca la llegada de los Reyes Magos.

estrella belen

Pero no siempre la estrella fugaz tuvo esa forma, ya que la característica que la hacía tal, como es la cola de la estrella, no existía en el pasado como una iconografía, ya que solo se utilizaba la estrella para representar su venida. Pero lo que realmente ocurrió con el paso del tiempo es que fue usada la de la obra de Giotto en la Capilla de los Scrovegni, en Padua. Si bien puede que no sea la visión original de los Reyes Magos, la de Giotto fue mejor aceptada popularmente, por esto se decidió usarse.

Pero con el paso del tiempo, los científicos se comenzaron a preguntar si lo que realmente vieron los Reyes Magos fue una simple estrella, o podría haber sido el famoso Cometa Halley, ya que es un cuerpo celeste que posee una cola, y si bien no es una estrella, puede ser tomada como una estrella fugaz fácilmente, aunque la cuestión recae mayormente en la posibilidad de poder ver tal cuerpo celeste con solo la tecnología disponible en esa época, que para el público era ninguna. Existe otra teoría más sobre lo que fue visto por los Reyes Magos esa noche, y dice que lo que se vio principalmente fue un conjunto de estrellas alineada que daban forma a esa estrella fugaz.

Pero sea cual sea su origen, no hay que restarle importancia a la Estrella de Belén, un símbolo bastante claro tanto de la cristiandad como de la Navidad, ya que ningún árbol de Navidad se ve desprovisto de una estrella en la punta, muchas veces de color dorado o de color plateado, para combinar con el color del árbol y sus ornamentas en general.

¿Te gustó el contenido? ;)



Términos relacionados:

Escrito por NDA, el 30 noviembre, 2012.